15-08-2018

“Construcción de conocimientos prácticos y lazos sociales solidarios”

Compartimos los resultados del proyecto que impulsaron las asociaciones civiles Abriendo Caminos y Marcha de Gigantes junto a la empresa Abacos S.R.L. en Quilmes, Bs As.

Taller práctico en el Centro Cultural Raymundo Gleyzer

“Construcción de conocimientos prácticos y lazos sociales solidarios entre la juventud y la comunidad. El caso del Centro Cultural Raymundo Gleyzer, Capítulo Electricidad, en Quilmes” es el RedProyecto 2017 que Abriendo Caminos y Marcha de Gigantes junto a la empresa Abacos SRL presentaron el año pasado en la convocatoria para la RedAmigos de Fundación Acindar. El proyecto buscaba llegar a jóvenes vecinos del barrio a través de un taller de electricidad en el centro cultural, en el que los participantes aprendieran las herramientas necesarias sobre el campo de la electricidad y que a la vez vean materializados sus conocimientos adquiridos en la nueva instalación eléctrica del espacio físico donde se realizaría el taller.

Como suele suceder, durante la realización del proyecto se presentaron situaciones imprevistas; en este caso un temporal que derrumbó el techo y dañó paredes del salón que iba a ser utilizado para los talleres. Se organizaron jornadas de trabajo voluntario para quitar escombros y reparar el espacio, en las que participaron tanto los jóvenes que asisten a los talleres como algunos de sus familiares con conocimientos en construcción y vecinos de la zona. “Los vecinos y vecinas que participan de otros talleres del centro cultural se involucraron en la reparación del mismo a partir de interactuar con quienes participan del taller de electricidad y ver el empeño de los jóvenes en aprender y poner en práctica los conocimientos. La empresa Abacos, por su parte, colaboró con materiales y apoyo técnico para la realización de la obra. “A partir del pedido de donación de materiales y herramientas, se pudo entablar vínculo con otras personas de la zona que no conocían el espacio ni el trabajo que se venía realizando con este proyecto y acercarlos a este. Este trabajo también comenzó a fomentar una valoración diferente de los y las jóvenes de la zona y una confianza en su desarrollo a futuro”.

Los objetivos del proyecto incluían el acercamiento y consolidación de un grupo de 30 jóvenes, la mejora de una instalación eléctrica de un salón y la realización de 15 talleres teórico-prácticos. El proyecto superó los objetivos trazados en un primer momento. Si bien el comienzo se dificultó por los daños en el espacio físico, esto mismo permitió que se acercaran y colaboraran más vecinos con el espacio: “En los talleres, participaron un número de entre 30-35 chicos y chicas que trabajaron con mucho entusiasmo y compromiso en las tareas teóricas como prácticas, divididos en dos turnos. Asimismo, se logró la vinculación de estos encuentros con la vida cotidiana de ellos y ellas ya que algunos pudieron comenzar a realizar colaboraciones con familiares electricistas y otros demostraron interés en seguir profundizando su formación en este tema. Asimismo, la participación de jóvenes mujeres muy interesadas con la temática permitió también el trabajo anexo sobre los estereotipos laborales.

En cuanto al impacto del proyecto a largo plazo, la organización los resume así: “El proyecto tendrá un impacto positivo en el futuro en dos planos. Por un lado, las refacciones realizadas en el espacio cultural permitirán el desarrollo de diversos talleres y propuestas culturales, educativas y técnicas a largo plazo y en un espacio seguro edilicia y sanitariamente. Por otro lado, el vínculo establecido entre vecinos-jóvenes-centro cultural permitirá el desarrollo de proyectos e iniciativas con una perspectiva de mayor integralidad y con la participación desde un comienzo de más actores sociales.”